FORO EL LEGADO DEL CÓDIGO DE TRABAJO Y EL SALARIO MÍNIMO EN CONMEMORACION DE LA REVOLUCION DEL 20 DE OCTUBRE DE 1944

El 17 de octubre de 2019 en el Hotel Panamerican se realizó el foro sobre el legado de las Revolución de octubre de 1944 en conmemoración del 75 aniversario de esta gesta revolucionaria.  El enfoque fue sobre el Código de Trabajo y el Salario Mínimo como avances beneficiosos para toda la población guatemalteca que se lograron durante ese período. Lo actuado durante la Revolución del 20 de octubre de 1944, sembró las bases para regular institucionalmente el derecho laboral. Fueron ratificados el Convenio 87 de OIT sobre libertad sindical y la protección del derecho de sindicación, 1948 y el Convenio sobre la inspección del trabajo, 1947. El 8 de febrero de 1947 se le dio vida al Código de Trabajo. El 1ro. de mayo de 1947 durante el gobierno de Juan José Arévalo y en conmemoración del Día Internacional del Trabajo entra en vigor lo contenido en el Decreto 330 del Congreso de la República. Entre los principios fundamentales de este código estuvo la protección al trabajador. Aunque en Guatemala el derecho a la huelga estaba reconocido desde el año de 1921, el derecho colectivo laboral y la negociación colectiva fue reconocida por vez primera a partir de la Constitución Política de la República de 1945. Y es en el código de trabajo en donde se legisla para asegurar el ingreso de los trabajadores a través del salario mínimo.

Los objetivos del foro se cumplieron ya que cada uno de los panelistas contribuyó grandemente a reconocer los beneficios de estos dos gobiernos revolucionarios y brindaron elementos de análisis para entender la realidad nacional actual. Se dio un espacio de reflexión para plantear la perspectiva sindical sobre la necesidad de incrementar el salario mínimo para coadyuvar en la realización del trabajo decente.

Los panelistas del foro fueron:

Luis López Cortez, Secretario General de CGTG con la bienvenida, presentación de participantes, motivos y objetivos del evento.

Marco Vinicio Hernández, Perspectiva Social de la Revolución de 1944 y su relevancia actual, enfatizando la importancia de rescatar la historia para mejorar la realidad nacional. El sindicato es el principal agente de cambio para lograr las necesarias reformas laborales y ponerle límites a la maximización de la ganancia apoyada en la flexibilización del trabajo. Como ejemplo de ello, es que entra el reglamento del tiempo parcial del gobierno actual.

Jorge Estrada, con la perspectiva económica y política de la Revolución de 1944 y su impacto modernizador. En su presentación manifestó que las condiciones en las que vivían los guatemaltecos en ese momento histórico, eran de hambre, explotación y falta de dignidad. La norma general era mala, poco a poco campesinos, maestros, trabajadores, etc., fueron dejando el miedo y organizándose. Ahora nos toca a nosotros defender esos legados.  No hemos tenido nada después de la revolución de beneficio para la población. Los derechos han sido conquistados con la sangre de muchos trabajadores, defendamos esos derechos.

Carlos Linares, desarrollo el tema del trabajo decente y salario digno, explicando que el principal objetivo de la OIT es la justicia social. En su exposición dio un contexto histórico del trabajo que hacer OIT y de dónde surge el tema del trabajo decente y el salario mínimo. Hay que evitar salarios excesivamente bajos.  Uno de los criterios para fijar los salarios mínimos debe incluir las necesidades de los trabajadores y sus familias, pero también de las empresas. La OIT es tripartita. Tener una política de salarios es una herramienta para alcanzar y garantizar las necesidades de un trabajador. No es un logro al alcanzar, es un mínimo a cumplir.

Edgar Portillo, explicó la situación actual sobre el Costo de Vida y Salario Mínimo desde una perspectiva sindical. En su planteamiento enfatizó que el salario mínimo fortalece al trabajador ya que está considerado en el marco de los derechos humanos universales. Hay que encontrar un mecanismo en el ámbito de la globalización, para lograr la igualdad. El legado de la Revolución de Octubre sigue vigente, aunque el sistema quiere anular lo que se ha logrado. La compensación social del trabajador es necesaria.

Como una pequeña modificación en la agenda del foro, se tuvo una pequeña intervención del Sr. César García, Vice-Ministro de Trabajo designado por el gobierno entrante. El manifestó que esperan tener una conversación amplia con el movimiento sindical, que se tendrán las puertas abiertas para escucharlos, ya que son “la fuerza para el desarrollo del país”.

Por último, Julio Coj, presentó el análisis de los elementos destacados de cada una de las presentaciones y su importancia sindical para continuar con la lucha y concientización de los ciudadanos guatemalteco para defender los derechos laborales y velar por garantizar mejores condiciones de vida y empleo. Los empresarios hablan de productividad, pero nunca de un salario digno de acuerdo con el acceso de la canasta básica esencial. Quien produce la riqueza son los trabajadores, no los empresarios. Somos los que hacemos mover la maquinaria. Somos una sociedad cambiante y nosotros también tenemos que proponer, innovarnos como dirigentes sindicales y hacer un papel más contundente para lograr los cambios profundos que necesitamos.