Covid-19 en Guatemala: Empleo y economía ante la pandemia

En Guatemala la crisis del coronavirus ha tenido fuertes consecuencias en todos los sectores, especialmente en la economía informal, el turismo y las exportaciones. Mientras que las condiciones laborales del sector agrícola continúan siendo violadas y en retroceso.

Sobre la base de las diferentes hipótesis por las consecuencias del Covid-19 las cifras del desempleo y el rescate de la economía son poco alentadoras, además en esta crisis se ha incrementado el abuso y la violación de los derechos laborales de los guatemaltecos.

El Observatorio de Derechos Laborales (ODL) realizó su el foro virtual: Covid-19 y situación laboral en Guatemala, con la participación de Gerson Martínez, especialista de empleo de la OIT, Carlos Linares de OIT Guatemala, Jonathan Menkos de ICEFI, Byron Morales de ISE URL y de ODL, Luis Linares de ASIES y Oscar Valverde de OIT Centroamérica. También se contó con la participación de Simona Yagenova de FLACSO y Julio Coj de UNSITRAGUA Histórico.

Golpe duro al empleo

Los dos impactos mas duros tienen que ver con la caída de las exportaciones y con el cierre de las actividades económicas, eso podría provocar en Centroamérica la perdida de 1.9 millones de empleos; en el caso de Guatemala, en el peor escenario, la perdida de 555 mil empleos.

Aún si se conserva la estructura de siete empleos informales versus tres empleos formales, al caer el empleo van a caer en esas mismas dimensiones. Eso significaría una perdida de mas o menos 166 mil empleos formales.
Mientras que, en el tema de las remesas, la ICEFI ha estudiado el impacto de esos efectos sobre la pobreza y solamente la perdida del 20% de las remesas familiares significaría mas o menos la perdida de 96 mil empleos, pero también cuando hacen las evaluaciones sobre cómo queda la pobreza hay que decir que 96 mil personas mas caerían en pobreza solo por la disminución del 20% de remesas familiares.
“Hay mucha incertidumbre en el futuro, en tres meses las perspectivas cambiaron y somos menos optimistas sobre una recuperación a corto plazo”, afirma Jonathan Menkos de ICEFI.

El campo: desesperada lucha por sobrevivir

La agricultura podría ser un sector muy sensible no solamente por el empleo que genera sino también por la importancia en materia de seguridad alimentaria que significa para el país
Lamentablemente es un sector que ha sido bastante castigado en lo que a perdida de derechos laborales se refiere.
“Esta no es una crisis que solo se genera por Covid-19, sino que viene del sistema capitalista ya existente que a su vez tiene actores atrás que van a tratar de aprovechar la actual crisis para salir nuevamente airosos, tal como sucedió en la crisis del 2008-2009”, explicó Simona Yagenova de FLACSO

Yagenova también comentó que las familias campesinas y los trabajadores han tenido que recurrir a diversas estrategias de sobrevivencia y en el marco de esta crisis se les esta cayendo a pedazos, pues las principales formas de diversificación están siendo impactados de manera negativa y eso obviamente esta implicando una crisis alimentaria, empobrecimiento y extrema vulnerabilidad.

Dialogo social, clave para superar la crisis

“Todos los países han aplicado medidas en la mayoría de ámbitos que la OIT ha recomendado, en Guatemala, por ejemplo, se observan las vinculadas al estimulo de la economía, al apoyo de las empresas y sus ingresos, también a la protección de los trabajadores en su lugar de trabajo”, asegura Gerson Martínez, especialista de empleo de OIT.
Aun no hay medidas identificadas de protección o de prevención a la discriminación, a la exclusión, ni tampoco la ampliación de la salud para todos.
“En el país no identificamos las medidas que se hayan implementado sustentadas en el dialogo social tripartito, tampoco bipartito de manera expresa y esto nos parece que es un espacio importante que los países todavía tienen para poder construir medidas de política que enfrenten las crisis inmediatas y la recuperación que se viene”, enfatizó Martínez.

Diferentes crisis en diferentes momentos de la historia reciente de la humanidad han demostrado que las soluciones consensuadas las funciones construidas dentro de un enfoque de país tienden a trascender y a tener un impacto mucho mas amplio en las crisis, que aquellas tomadas de manera unilateral que cuentan con poco consenso. Por eso es fundamental fortalecer la capacidad de las organizaciones de empleadores y trabajadores, para poder participar en los espacios que esperamos que se abran de manera progresiva para el dialogo social en la identificación de soluciones para esta crisis que se viene.

Las repercusiones para las empresas y mercado de trabajo van a ser importantes, no va a haber regreso a la normalidad como antes conocíamos, hay que ser conscientes que vamos a volver a una nueva normalidad que va a cambiar mucho a nuestras sociedades y a nuestros mercados de trabajo.

Para que Centroamérica y Guatemala puedan superar la pandemia y la crisis laboral, deben regirse no solo a los protocolos de higiene para aplanar la curva, evitar mas contagios y fortalecer el sistema sanitario, sino también regirse a las recomendaciones que la OIT ha dado, en el marco de seguridad y trabajo.

“Los trabajadores y las empresas se enfrentan a una catástrofe, tanto en las economías desarrolladas como en la que están en desarrollo. Las medidas correctas y urgentes podrían hacer la diferencia entre supervivencia y el colapso”, asegura Guy Ryder, director de la OIT.