COMUNICADO DE PRENSA SOBRE RECURSO DE INCONSTITUCIONALIDAD DEL ACUERDO GUBERNATIVO 89-2019 (Reglamento del Trabajo a Tiempo Parcial)

ANTE LAS OFICIOSAS ACCIONES DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y PREVISION SOCIAL DE GUATEMALA, PARA REGLAMENTAR LA APLICACIÓN DEL CONVENIO 175 TRABAJO A TIEMPO PARCIAL SIN CONTAR CON EL CONSENSO, Y POR CONSIDERAR QUE ESTE TIPO DE INICIATIVAS ATENTAN EN CONTRA DE LOS DERECHOS DE LAS Y LOS TRABAJADORES GUATEMALTECOS, QUE INCLUSO REPRESENTA UN DESCARADO RETROCESO A LAS NORMAS LABORALES NACIONALES E INTERNACIONALES, LOS BLOQUES SINDICALES AUTONOMOS Y GLOBALES, ACOMPAÑAMOS EL PLANTEAMIENTO DE INCONSTITUCIONALIDAD ANTE LA CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD, POR CONSIDERAR QUE:

El Acuerdo Gubernativo 89-2019 que se presenta como Reglamento del Convenio 175 de la Organización Internacional del Trabajo OIT, sobre el Trabajo a Tiempo Parcial, además de ser notablemente negativo para las y los trabajadores, lo es también, para las instituciones estatales y para gran parte del sector empresarial de Guatemala, lo cual ES INCONSTITUCIONAL E ILEGAL. Es totalmente inconsecuente y ajeno a la verdadera realidad social, económica, política y laboral de nuestro país;

•    El AG 89-2019 es claramente inconstitucional porque pretende:

–    Modificar varios artículos del Código de Trabajo, con lo que se DESESTRUCTURA totalmente el mismo, lo cual atenta en contra – no solo del mismo Código- sino también contra la propia Constitución Política de la Republica de Guatemala. Incluso distorsiona el espíritu original que dio lugar a la Aprobación del Convenio 175 por la Organización Internacional de Trabajo.

–    Cambiar el concepto de trabajo efectivo definido en el articulo 102 de la Constitución al querer establecer que en lugar “estar a la orden o disposición” la persona trabajadora solo puede recibir salario por “las horas de trabajo prestadas”.

–    Eliminar la garantía establecida en el articulo 102 constitucional que asegura el cobro “íntegro del salario semanal” para toda persona trabajadora, sin importar la cantidad de horas trabajadas en la semana.

–    Permitir que por supuestos “acuerdos individuales” las personas trabajadoras renuncien a sus derechos actuales pasando de un contrato de duración habitual a otro de tiempo parcial, lo cual viola lo previsto en el artículo 106 de la Constitución Politica de la Republica.

•    El AG 29-89 es claramente ilegal porque contradice varios artículos del Código de Trabajo entre ellos, los que regulan el contrato de trabajo, la jornada de trabajo ordinario y extraordinario, así como el salario.

•    El AG 29-89 también se opone a los Convenios Internacionales de Trabajo de OIT que han sido ratificados por Guatemala, en especial aquellos considerados fundamentales y que conforman el sustento del concepto de Trabajo Decente.

•    El AG 29-89, contradice al mismo Convenio Nro. 175 que dice Reglamentar, porque en varios de sus artículos contiene disposiciones que se oponen al Convenio, como por ejemplo la misma definición de “tiempo de trabajo parcial”; la omisión del deber de consultar a trabajadores y empleadores para establecer en que tipo de trabajos puede aplicarse; la prohibición de afectar el salario de los trabajadores por el solo hecho de tener un contrato de trabajo a tiempo parcial; o la insólita falta de limitaciones para que una persona con contrato de trabajo normal pase a tener uno de tiempo parcial cuando ello, para el Convenio 175 solo puede ser excepcional.

•    El AG 29-89 es notablemente negativo para la institucionalidad estatal, en particular para el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social ya que por un lado implicaría un impacto negativo de recaudación de aportes pero, al mismo tiempo, obligaría a cubrir las prestaciones no pecuniarias de manera íntegra porque las mismas no son divisibles según el tiempo de trabajo registrado.

•    El AG 29-89 de ser aplicado, será muy negativo para una gran parte del sector empresarial, en especial aquel relacionado con el consumo de productos y servicios que se verá afectada por la rebaja de salarios que se propone.

Ante este escenario que únicamente complace “oficiosamente” las exigencias de los empresarios que siguen propiciando el sostenimiento del modelo con el cual obtienen más riqueza, sin importarles que la pobreza y la extrema pobreza sigue en un franco deterioro y que los niños sigan muriendo por los altos niveles de desnutrición, el movimiento sindical DEMANDA SE DECLARE LA INCOSTITUCIONALIDAD DE ESTE REGLAMENTO.

Que el Estado de Guatemala y sus principales autoridades, cumplan con las obligaciones que demandan las leyes y que actúen de manera inmediata en contra de todos aquellos “malos” empresarios, que incluso impiden abierta y descaradamente el libre ejercicio de la Libertad Sindical y la Negociación Colectiva.